jueves, 23 de julio de 2009

Un marco jurídico para una medicina moderna

En el pasado mes de Mayo, en Suiza, se plebsicitó un nuevo artículo de la constitución referido a la incorporación de las terapias naturales en el sistema de salud y el mismo fué aprobado por el 67% de los vostos de la ciudadanía.

Este logro de la naturopatía, y que nos brinda aliento a quienes venimos trabajando para la aceptación plena de las terapias naturales, se manifiesta en el Art. 118 de la Constitución de la Confederación Suiza y dice así:

"La Confederación y los cantones han de proporcionar, dentro de sus respectivas jurisdicciones, servicios de Salud, teniendo en cuenta la medicina complementaria."

Mientras en algunos países, como la Argentina, las autoridades sanitarias se ríen de las terapias naturales e impulsan su descrédito, una de las naciones más prósperas y educadas del mundo se proyecta al futuro sin resistir los cambios necesarios para la supervivencia y mejora del sistema sanitario.

A partir de ahora se espera la reglamentación para que el seguro de salud asuma los costos de la Medicina Antroposófica, la Homeopatía, la Terapia Neural, la Fitoterapia y la Medicina Tradicional China.

Esto acaba con el reduccionismo de dejar la salud únicamente en manos de la profesión médico alopática y se dispone a establecer grados de cualificación para los terapeutas no médicos, así como la integración sinérgica de todos los enfoques en las áreas de la clínica y la investigación.

Es necesario que la Argentina se agiorne en este sentido y se cree una Oficina Nacional para la Investigación y Promoción de las Terapias Naturales dotada con presupuesto y decisión política para llevar adelante esta tarea; además, en pos del bienestar de la población y la eficiencia del sistema sanitario, impera que los legisladores trabajen en este punto para darle un marco jurídico que viabilice las medicinas complementarias.

Pablo de la Iglesia

No hay comentarios:

Publicar un comentario