sábado, 12 de marzo de 2011

Los tiempos están cambiando

Cristóbal Cervantes
Tomamos prestado el título de la famosa canción de Bob Dylan de los años 60 que marcó esa época. En efecto, en esos años los tiempos comenzaron a cambiar y últimamente los cambios se están acelerando. Hemos expresado varias veces en el blog nuestra visión de la crisis actual, desde hace más de 3 años venimos diciendo que, en nuestra opinión, esta es una crisis sistémica global, es decir, el sistema capitalista mundial está en crisis. No es la primera crisis del capitalismo, ya ha pasado por varias en sus dos siglos de existencia, la última fue el crash de 1929, y si no aprendemos de los errores de esa crisis volveremos a equivocarnos, otra vez. En esta ocasión las causas de la crisis son, en primer término la superación de la capacidad de endeudamiento, y en segundo lugar por el fin del petróleo barato.

Las alternativas de salida de la crisis son dos, por un lado que el capitalismo llegue a su paroxismo aumentando su sed de violencia, control y explotación, o por el contrario una salida cooperativa, solidaria, ecológica, la nueva conciencia que emergió en los años 60. Crisis se define como el momento en el que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer. En nuestra opinión lo viejo es el sistema capitalista con su conciencia materialista, individualista, consumista y competitiva, y lo nuevo es la conciencia planetaria, la ecología, la paz, la cooperación, la libertad, la creatividad, la espiritualidad, y todos los valores que comenzaron a extenderse en la década de los 60.

Esa nueva conciencia no es totalmente nueva, pero hasta ahora había estado reservada a mujeres y hombres sabios o místicos. Hace 2.500 Sócrates dijo: "No soy un ateniense, ni un griego, sino un ciudadano del mundo". Muy poca gente ha repetido esa conciencia planetaria a lo largo de la historia, pero en los 60 pudimos ver el planeta por televisión, un planeta azul, sin fronteras, en medio del inmenso universo, una casa común, la conciencia planetaria se extendió.

Un ejemplo, pequeño, de ese cambio es el vídeo (en dos partes) de la conferencia de Arcadi Oliveres que publicamos en la última entrada del blog, "Yo soy marroquí y voy a salir el día 20 de febrero". En apenas dos meses, y sólo con el boca a boca en Internet, ha sumado más de 600.000 vistas en Youtube. Arcadi es uno de esos cristianos de base que lleva toda su vida dedicado a la justicia y la paz, con un c.v. impresionante no busca la fama, el dinero o el poder, sino actuar de buena voluntad buscando el bien común, conozco muchos de esos cristianos comprometidos, la mayoría anónimos, están en la línea de la Teología de la Liberación, para ellos espiritualidad y compromiso social van unidos.

Lo que es sorprendente es que Arcadi lleva décadas dando charlas a auditorios minoritarios, como este vídeo que es una conferencia en una modesta asociación de inmigrantes, y de pronto en dos meses lo han visto más de 600.000 personas.

El otro día, un amigo escritor que lleva media vida escribiendo sobre nueva conciencia y ecología me dijo que es ahora cuando puede vivir de ello.

Son dos ejemplos de que los tiempos están cambiando, los que llevan más de 30 años diciendo que este sistema no funcionaba, siguiendo la emergencia de esa nueva conciencia en los años 60, tienen ahora más audiencia que nunca, porque efectivamente todo el mundo está comprobando que este sistema está en crisis, y hacen falta fuentes de luz y esperanza, los líderes emergentes.

Pero no esperemos líderes que nos salven, el nuevo liderazgo es colectivo, cuántico, no personalista, como estamos viendo en las revoluciones árabes.

Pero, como hemos dicho antes, la "otra" salida de la crisis es la evolución "lógica" del sistema hasta su paroxismo, aumentando su sed de violencia, control y explotación. Una señal preocupante de ese cambio es que el sueño de siempre de los capitalistas había sido un estado mínimo que sólo cumpliera dos funciones: garantizar que los contratos (comerciales, mercantiles, laborales...) se cumplan, y el orden en las calles, para todo lo demás el "mercado libre". Ahora el primer ministro británico anuncia la privatización de todos los servicios públicos menos justicia y policía, para garantizar los contratos y el orden en las calles.

Si uno estudia la historia del pueblo inglés verá, o al menos eso es lo que me parece a mi, que tienen la rara habilidad de adelantarse a su tiempo, de innovar, en política, economía, cultura, muchas cosas que han salido de allí se han extendido por todo el mundo después. En este contexto, no sería de extrañar que esta medida se extendiera al resto de países occidentales.

En varias ocasiones hemos comparado en el blog esta crisis con la crisis de duelo, la crisis por la que pasa una persona cuando se enfrenta a la muerte, a la pérdida de un ser querido, a un gran tránsito. Las cinco etapas de estas crisis de duelo son: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

En nuestra modesta opinión, y pensando globalmente, estamos terminado el largo paso de la negación a la ira, en las revoluciones árabes se habla de "días de la ira". La crisis pareciera que ya no la niega nadie, como pasaba al principio, pero todavía se niega la profundidad de la crisis, y lo que es peor, mucha gente sigue pensando que tarde o temprano volveremos a lo de antes, y eso es imposible. Por ejemplo, el gobierno español hace apenas un mes (mil días después de iniciada la crisis, más de 3 años después del principio de la crisis) que ha comenzado a cambiar su discurso de que teníamos el sistema financiero más solido del mundo a admitir que tenemos algunos problemas y lo vamos a tener que pagar entre todos los españoles.

El problema de la deuda es global, se ha superado la capacidad de endeudamiento de personas, familias, empresas, bancos y administraciones públicas. Y el principal problema es la deuda privada, no la deuda pública. Hace ya mucho tiempo que circulan internacionalmente informes económicos sobre la situación de la banca en España y no son muy optimistas.

El primer ministro británico es el único, que yo sepa, que le ha dicho a sus ciudadanos que las cosas nunca volverán a ser como antes, apenas acaba de llegar y ya ha despedido a medio millón de empleados públicos, ha recortado las ayudas sociales, y promete privatizar todos los servicios públicos menos justicia y policía, mientras está de gira por los países árabes vendiendo armas, precisamente ahora.

Son los dos futuros posibles, y depende de nosotros, de cada uno de nosotros. Como dice Leonardo Boff, nos queda una revolución por hacer, asumir que la vida es cambio y evolución y que todos y todas somos co-creadores del futuro.


Cristóbal Cervantes

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir el artículo, Pablo, un abrazo desde la otra orilla del océano

    ResponderEliminar
  2. Cristóbal, Universos de Bendiciones para que la vida siga auspiciando el excelente trabajo que estás haciendo.

    Pablo de la Iglesia
    http://www.poreldespertar.com

    ResponderEliminar