jueves, 20 de junio de 2013

¿PIB o FIB?

Se ha comentado estos días que en los últimos veinte años casi un 1000 millones de personas “han salido del umbral de la pobreza extrema”.

Quedan otros 1000 millones viviendo en condiciones de gran indigencia… y la mayoría de los que nazcan lo harán en zonas de extraordinarias precariedades.

Eso sí, se seguirán invirtiendo inmensas cantidades en gastos militares y armamento, porque “garantizar la seguridad es lo primero”.

China es la gran protagonista de estos “avances”… pero, ¿qué se entiende por “sacar de la miseria”? ¿asegurar que no se muere de inanición? Es necesario repetir una y otra vez a los poderosos que no se trata del derecho a la vida… sino a una vida digna, de tal modo que todos los seres humanos puedan ejercer plenamente las facultades distintivas –¡pensar, imaginar, anticiparse, crear!- de nuestra especie.

Es, pues, apremiante pasar del PIB, que tan bien conocen los más prósperos, en cuyas manos se concentra en gran medida, al FIB, es decir, del “producto interior”, en términos dinerarios y mercantiles, a la “felicidad interior”, en un contexto de convivencia apacible, sin desigualdades ni asimetrías intolerables, en el que cada uno pueda ser “libre y responsable”, como se establece en la inigualable definición de educación que figura en el artículo 1º de la Constitución de la UNESCO.

Para ello son precisas varias transiciones:

- De una gobernación mundial de grupos plutocráticos (G7, G8,…) de diseño neoliberal, basados en las leyes del mercado, a unas Naciones Unidas refundadas, fundamentadas en los “principios democráticos” universales.

- De una economía de especulación, deslocalización productiva y guerra a una economía de desarrollo global sostenible y humano, en que se atienda a las grandes prioridades mundiales: alimentación; agua; sanidad; medio ambiente; educación; paz.

- De una cultura de imposición, dominio y violencia a una cultura de diálogo, conciliación, alianza y paz.

- De la fuerza a la palabra.

Ya en Butan y en algunos Estados de Brasil se está ensayando la fórmula: FIB en lugar de PIB. En pocos años será realidad porque los del PIB cada vez serán menos y los del FIB cada vez serán más. Porque, pacífica pero firmemente, los “pueblos” pueden ahora ya expresarse libremente. Porque en el ciberespacio la movilización de los que, como John Lennon, quieren el FIB, quieren ser felices y no, aunque estén bien comidos, vasallos de un sistema en el que son simples números, consumidores y operarios anónimos, invisibles, será imparable.

En pocos años, !muera el PIB y viva el FIB!

Federico Mayor Zaragoza

miércoles, 19 de junio de 2013

Niño destroza a Monsanto en conferencia

Birke Baehr quiere que sepamos cómo se hace la comida, de dónde viene y lo que hay en ella. A los 11 años está planeando una carrera como productor orgánico.

A los 9 años, mientras viajaba con su familia, comenzó a estudiar las prácticas agrícolas sostenibles y orgánicas tales como el compostaje, lombricultura, envasado y conservación de alimentos.

Pronto descubrió su otra pasión: la educación de los demás -especialmente de sus compañeros- acerca de la destructividad del sistema alimentario industrializado y las alternativas. Baehr es voluntario en la Sociedad Protectora de Animales y ama trabajar para ellos. Su sitio es www.birkeonthefarm.com

A continuación la conferencia del pequeño:


lunes, 17 de junio de 2013

¡Vamos Chile que se puede!

Alfredo Sfeir sostiene: "Estoy detrás del crecimiento económico, pero con sustentabilidad" y representa una visión necesaria para afrontar el futuro de la humanidad.

¡Imperdible! Una esperanza para Chile y para el mundo!


Pablo de la Iglesia

martes, 4 de junio de 2013

Argentina Libre de Fracking


Esto es un cáncer que está siendo diseminado en la Argentina a instancias del Gobierno nacional y la peor cara del imperialismo.

Mucha gente ni siquiera conoce de que se trata. Tomémonos tres minutos para comprender y difundir esta gran estafa al pueblo argentino:


Después de unos años de esta escoria, nunca más "al gran pueblo argentino salud".

Pablo de la Iglesia